Michel Sauval - Psicoanalista Jacques Lacan, Seminario "La angustia", Lectura y comentarios de Michel Sauval

Notas y comentarios
Sesión del 9 de enero de 1963

Castración y degradación de la vida amorosa

Las consideraciones sobre la formula del "pas sans" ("no sin"), su aplicación a la angustia ("no es sin objeto" - ver notas y comentarios), el recordatorio de su aplicación a la relación del falo con el ser del sujeto, y la asociación con la función del falo en los intercambio de las mujeres que analiza Lévi-Strauss, llevan a Lacan al complejo de castración.

Castración y corte

El punto por donde lo aborda es señalando que "la castración del complejo no es una castración" (1). ¿Donde ubicar esa imagen, entre imaginario y simbólico? El ejemplo de la circuncisión le permite poner de relieve la función del corte. Es lo que destaca del articulo de Nunberg (2) donde se resalta que "la circuncisión tiene como objetivo tanto reforzar, aislándolo, el término de la masculinidad en el hombre, como provocar los efectos llamados del complejo de castración, al menos en su incidencia angustiante. Es precisamente este común denominador del corte lo que permite llevar al campo de la castración la operación circuncidante" (3)

Es esta referencia al "corte" la que abre "el campo operatorio del objeto común, intercambiable" (4), pues, una vez cortado el objeto, ¿donde va a parar?. Aquí Lacan introduce una referencia Heideggeriana: "este paso súbito del objeto a lo que se podría llamar su Zuhandenheit, como diría Heidegger, su manejabilidad en el sentido de los objetos comunes, de los utensilios, se encuentra designado en la observación de Juanito por un sueño, el del instalador de grifos" (5).

La Zuhandenheit, junto con la Vorhandenheit, son dos modos de darse del ser del ente que Heidegger desarrolla en Sein und Zeit (Ser y Tiempo). La Zuhandenheit es un neologismo que da cuenta de la modalidad de ser que Heidegger define como el “estar al alcance de la mano”, en el sentido de “ser disponible”, de “ser utilizable” (por contraposición a la Vorhandenheit - "lo que está lejos de la mano" - que implica, por parte del Dasein, un enfrentamiento con las cosas de un modo, ya no observador y contemplativo, sino productivo y manipulante). La Zuhandenheit expresa una posición de inmediatez. La oposición sujeto-objeto, en cambio, surge como producto de un quiebre, a partir del cual se establece una distancia, expresada en la imagen de la Vorhandenheit, "lo que está lejos de la mano". Recién entonces hay sujeto, objeto, representaciones, decisiones, etc (6).

El sueño del fontanero (instalador de grifos) del pequeño Hans pone de relieve el paso de "lo que estaba, o no, bien enraizado en el cuerpo, al registro de lo amovible. Este vuelco fenomenológico nos permite designar aquello que opone dos tipos de objetos" (7): los que se pueden compartir y los que no. El estadio del espejo permite ordenar los primeros en el campo de la pertenencia (a partir del de la referencia transitiva). El problema es con los otros objetos, los que intervienen como "equivalentes del falo", que cuando entran en el campo de aquello que se comparte, "cuando aparecen allí y se vuelven reconocibles, la angustia nos señala la particularidad de su estatuto. Son, en efecto, objetos anteriores a la constitución del estatuto del objeto común, comunicable, socializado. He aquí de qué se trata en el objeto a" (8)

Estos objetos se ordenan como una serie a partir de "las cinco formas de la pérdida, de Verlust, que Freud designa en Inhibición, síntoma y angustia como los momentos principales de la aparición de la señal" (9)

La elección de objeto y la degradación de la vida amorosa

Aquí Lacan hace un desvío por la impotencia masculina: luego de recordar las limitaciones del psicoanálisis en cuanto a "la cuestión fisiológica de la sexualidad femenina" (10), agrega que "podemos acusarnos de la misma falla en lo referente a la impotencia masculina" (11). Pero este desvío lo llevará al problema de la elección de objeto.

Comienza recordando una de las paradojas de la excitación en el proceso sexual, a saber, porqué "hay un vorlust, un placer preliminar, tal como lo traducen, que consiste precisamente en elevar todo lo posible ese nivel mínimo ¿Y porqué interviene el orgasmo a partir del momento - ¿cuál? - en que se interrumpe la elevación del nivel, vinculada normalmente" al juego preparatorio?" (12)
¿De donde viene el feed-back? ¿Cómo interviene ahí la función del don "en el momento en que uno copula"?

Las perturbaciones de la vida amorosa constituyen una parte importante de la experiencia analítica. Las degradaciones de la Liebesleben están ligadas a una elección tomada en oposición al término materno, que se apoya en la mujer en la medida en que ésta se convierte en soporte, el equivalente, del objeto fálico. ¿Cómo se produce esto?
Una vez más, Lacan acude al esquema óptico para ubicar las dos opciones clásicas en la elección del objeto de amor (
13).

La primera variante ubica "el glamour, el brillo deseable, el color - así es como se designa en chino la sexualidad - preferencial", que hace que "el objeto se torne estimulante en el plano de la excitación", del lado derecho del espejo A, en i'(a), "en el nivel de señal que puede ser igualmente el de la angustia"¿Cómo se da esta "comunidad" entre el punto del "glamour" y el de la señal de angustia? "Mediante la conexión con el investimiento erógeno original que hay aquí en a, presente y oculto a la vez" (14). "Aquí, en a", es del lado izquierdo, sobre el florero (15)

Gráfico de la página 105 de la edición Paidos

La otra opción discriminativa en la elección del objeto de amor se produce en el yo, es decir, del lado izquierdo del espejo A, "en el plano del encuadramiento del objeto por una Einschränkung, un estrechamiento directamente referido por Freud a un mecanismo del yo, una limitación del campo del interés libidinal que excluye cierto tipo de objeto, precisamente en función de su relación con la madre" (16)

Estos dos mecanismos se ubican en los extremos de la diagonal que va de la inhibición a la angustia, e intervienen "en todo el espectro de la manifestación sexual" (17). Es lo que plantea el propio Freud cuando en el segundo punto de "Sobre la más generalizada degradación de la vida amorosa" señala que "la conducta amorosa del hombre en el mundo de la cultura de nuestros días presenta universalmente el tipo de la impotencia psíquica" (18). La degradación, por el lado del varón, y lo prohibido, por el lado de la mujer, son las formas en que se expresa esa degradación universal de la vida amorosa (Lacan retomará este tema más adelante, en la sesión del 13 de marzo, con su análisis de las posiciones masculina y femenina en las relaciones sexuales, ver notas y comentarios)

Apariciones

En suma, podríamos ordenar todas estas referencias en una serie con la común referencia de la aparición de la angustia o diferentes trastornos cuando algo "aparece" donde no debería aparecer.

Llegados a este punto, Lacan pasa de la vida amorosa, en general, a la transferencia: "Cuando digo en todo el espectro, incluyo aquello que, en nuestra experiencia se llama transferencia" (19) (ver notas y comentarios).

Notas

(1) Jacques Lacan, El Seminario, Libro X, La angustia, Editorial Paidos, página 101

(2) Nunberg, Herman (1947), Circumcision and problems of bisexuality, International Journal of Psycho-Analysis, 28:145-179
Se ha publicado una traducción al castellano "La circuncisión y los problemas de la bisexualidad", en
Bibliográfica nº 9, "Referencias Jacques Lacan. Seminario X, La angustia", Publicación de la Biblioteca del Campo Freudiano de Barcelona, Escuela Lacaniana de Psicoanálisis del Campo Freudiano, Comunitat de Catalunya.
Ver
aquí el comentario de Irene Dominguez Diaz sobre este autor y este artículo.
Tambien hay un libro de Herman Nunberg, titulado "Problems of bisexuality as reflected In circumcision", London Imago Publishing Co. Ltd. 1949 (
disponible aquí), cuyo tercer y último capítulo fue traducido y publicado en francés con el título "La circoncision conçue dans ses rapports avec la bisexualité" en Nouvelle Revue de Psychanaylse, vol.7, Paris, Gallimard, 1973, pp.205-228 (disponible aquí)

(3) Jacques Lacan, El Seminario, Libro X, La angustia, Editorial Paidos, página 102

(4) Idem

(5) Idem.
He "corregido" el texto de Paidos. No se porqué, tanto en Seuil como en Paidos figura "se encuentran designados en la observación", con lo cual esa pluralidad pasa a referir la designación a "los objetos" y no "al paso" de estos a la manejabilidad, a la Zuhandenheit, precisamente. En la estenotipia dice "todo ese pasaje del lado de lo manipulable, del utensilio, es justamente lo que ahí, en la observación del Pequeño Hans, nos es designado también por medio de un sueño". Es "el paso", entonces, lo que "se encuentra designado en la observación", es decir, sin plural..

(6) El ejemplo clásico, que da Heidegger, es el del martillar: "Para la persona que está martillando, el martillo como tal no existe. Es parte del trasfondo de lo que está al alcance de la mano [Zuhandenheit] que se toma como dado sin reconocimiento explícito o identificación como objeto. Es parte del mundo de quien martilla, pero no está presente, no más de lo que lo están los tendones de su mano. El martillo se hace presente como martillo sólo cuando ocurre algún quiebre o distanciamiento [Vorhandenheit]. Su 'martillidad' emerge cuando se rompe o se escapa o marra la madera, o si hay un clavo a ser colocado y el martillo no puede ser hallado... Como observadores, podemos hablar acerca del martillo y reflexionar sobre sus propiedades, pero para la persona comprometida, arrojada al martillar sin perturbaciones, no existe como entidad" (Heigegger, "Ser y Tiempo", )
Ver también el artículo de Hans Saettle "
Sueño y angustia. A propósito del término Zuhandenheit (Heidegger)", presentado en el Coloquio "A cien años de la Traumdeuntung", realizado los días 19 y 20 de Febrero de 2000 en el Instituto de Investigaciones Psicologicas de la Facultad de Filosofia de la Universidad Veracruzana y publicado en PsicoMundo México.
Cuando el sujeto hace la experiencia de la inadecuación de un objeto que está a la mano "hacemos el encuentro con la imposibilidad de la Zuhandenheit, pero a causa de nuestra urgencia no podemos más que recurrir a lo que sí está a la mano; ese objeto está ahora ahí, meramente presente, con lo cual entra al modo de la intrusión (Aufdringlichkeit)". Heidegger sostiene después que con cuanta más urgencia necesitamos aquello que está faltando, con tanta más intrusividad se nos presenta el objeto que está a la mano, al grado que "parece perder su carácter de Zuhandenheit y se revela a si mismo como algo que solamente está presente (vorhanden) y nada más, como algo que no puede ser puesto en movimiento sin la cosa que está faltando. La posición de desesperación (Hilflosigkeit) en la cual estamos frente a él es un modo deficiente de afectación y en tanto tal revela el estar- sólo-a mano (vorhanden) y nada más, del objeto" (Heidegger, Ser y Tiempo, I.3., párrafo 16).

(7) Jacques Lacan, El Seminario, Libro X, La angustia, Editorial Paidos, página 102

(8) Idem, página 103

(9) Idem

(10) En la sesión anterior, la última del año 1962, Lacan refirió a al "Congreso de Amsterdam sobre la sexualidad femenina" (página 83 de la edición Paidos) (ver notas y comentarios).

(11) Jacques Lacan, El Seminario, Libro X, La angustia, Editorial Paidos, página 103

(12) Idem, página 104

(13) Sigmund Freud, Obras Completas, Editorial Amorrortu, Tomo XI - "Sobre un tipo particular de elección de objeto en el hombre" (1910) y "Sobre la más generalizada degradación de la vida amorosa" (1912). Ver notas de lectura. En particular, el segundo texto, que es donde Freud aborda el síntoma de la impotencia masculina

(14) Jacques Lacan, El Seminario, Libro X, La angustia, Editorial Paidos,, página 105

(15) Recordemos que este esquema óptico viene siendo analizado, desde la sesión del 28 de noviembre 1962, en combinación con la investidura libininal, en lo que dió en llamar esquema N (ver notas y comentarios)

(16) Jacques Lacan, El Seminario, Libro X, La angustia, Editorial Paidos, página 105

(17) Idem

(18) Sigmund Freud, "Sobre la más generalizada degradación de la vida amorosa" (1912) - Obras Completas, Editorial Amorrortu, Tomo XI, páginas 169/183 - Ver notas y comentarios

(19) Jacques Lacan, El Seminario, Libro X, La angustia, Editorial Paidos, página 105

Vover al índice de notas y comentarios de la sesión del 9 de enero 1962