Michel Sauval - Psicoanalista Jacques Lacan, Seminario "La angustia", Lectura y comentarios de Michel Sauval

Notas y comentarios
Sesión del 9 de enero de 1963

Transferencia y objeto parcial

La transferencia es el segundo problema que Lacan aborda luego de la "invención" del objeto a (el primero fue el de la degradación de la vida amorosa; ver notas y comentarios). Y llegamos a la transferencia como uno de los componentes del "espectro de la manifestación sexual"

Esta sesión del 9 de enero se iniciará con algunas rectificaciones respecto de planteos anteriores y algunos desarrollos sobre el objeto parcial, y se prolongará en las siguientes sesiones de enero, con sus comentarios sobre el caso de la joven homosexual femenina, del que cabe destacar no solo la cuestión del acting out, sino la nueva concepción de la transferencia que, por su intermedio, Lacan plantea. En particular para mostrar de qué modo el psicoanálisis puede ir más allá del límite freudiano del complejo de castración.

El primer punto que Lacan se ve llevado a reformular, respecto de la transferencia, es el de la repetición: "Creo que la referencia a la transferencia, si se limita únicamente a los efectos de reproducción y de repetición, es demasiado estrecha, y merecería ser extendida. A fuerza de insistir en el elemento histórico, en la repetición de lo vivido, se corre el riesgo de dejar de lado toda una dimensión no menos importante, la dimensión sincrónica, precisamente la propia de aquello que está incluido, latente, en la posición del analista, a través de la cual la función del objeto parcial ocupará el espacio que la determina" (1)

El final de este párrafo requiere nuestra atención ya que la traducción de Paidos termina de oscurecer las relaciones que importa dilucidar. La versión Seuil termina ese párrafo del siguiente modo: "latent, dans la position de l'analyste, et par quoi gît, dans l'espace qui la détermine, la fonction de l'objet partiel" (en la estenotipia dice "latent dans la position de l'analyste par quoi gît dans l'espace qui le détermine la fonction de cet objet partiel"). El punto es cómo traducir ese "par quoi gît", y cómo ordenar las relaciones entre el objeto parcial y la posición del analista.
La traducción de Rodríguez Ponte no parece de las más afortunadas, ni en la elección de los términos ni en el ordenamiento de la frase: "latente en la posición del analista, por la cual reside en el espacio que lo determina la función de este objeto parcial". Una traducción más propia del "gît" es "yace". La traducción que da Silvio Mattoni (
2) es: "latente en la posición del analista, donde yace, en el espacio que lo determina, la función del objeto parcial". En suma, es porque ese objeto yace en ese espacio (en el espacio analítico) que dicho objeto podrá declarase "incluido, latente en la posición del analista".

Este problema tiene relevancia para Lacan porque "la función del análisis como espacio o campo del objeto parcial" (3) retoma su interlocución con "Análisis terminable e interminable" y su debate con Freud sobre los límites del análisis. Para Lacan, un análisis resulta indefinido, ilimitado (unendliche), "en la medida en que algo ha sido, no diría no analizado, sino revelado de una forma únicamente parcial", y su intención es delimitar "la cuestión de saber cómo es analizable" (4). Una de las vías será el examen de los fracasos de Freud en los casos de Dora y la joven homosexual femenina. Para Lacan, el límite freudiano de la "angustia de castración", obedece a "la no percepción de lo que debía ser propiamente analizado en la relación sincrónica del analizado con el analista respecto a la función del objeto parcial" (5), más precisamente, que "él [Freud] seguía siendo para su analizado el lugar de ese objeto parcial" (6).

A esto parece referirse también Lacan cuando señala que "la insuficiente referencia que se hace a la dimensión sincrónica de la función del objeto parcial en la relación analítica de transferencia explica la negligencia de un dominio que no me sorprende que sea dejado en la sombra, a saber, el campo de lo que se puede llamar el resultado post-analítico, en el que se distribuye cierto número de cojeras de la función sexual" (7).
¿Cuales son esas "cojeras"? ¿Porque precisar al nivel de la función sexual los resultados problemáticos de esta insuficiente consideración de la función del objeto parcial en la relación analítica de transferencia?

Justo antes de ese párrafo Lacan asocia el cruce entre la posición del analista y la función del objeto parcial con la metáfora (desarrollada en el seminario sobre la transferencia), de la mano tendida hacia el leño, en el momento en que "el leño se inflama, y en la llama, aparece otra mano tendida hacia la primera" (8). Sin embargo, es justamente a esa metáfora (que podría dar cuenta de cómo se enciente el objeto parcial, en tanto yace en el campo analítico, cual una brasa mal extinguida) a la que ahora quiere oponerle el "dejar caer" del caso de la joven homosexual femenina. Como se verá en las sesiones siguientes, del 16 y 23 de enero 1963, ese caso le servirá para abordar algunos interrogantes relativos a la transferencia, no solo en la medida en que permitirá precisar la estructura del pasaje al acto (y las relaciones entre acting out y pasaje al acto) (ver notas y comentarios), sino también porque pondrá en el tapete la paradoja de Epiménides, es decir, el estatuto de la verdad y la función, en todo ello, del "objeto parcial", de ese resto, ese real que es el objeto a (ver notas y comentarios)

Para completar estos comentarios sobre la transferencia y el objeto parcial correspondientes a la sesión del 9 de enero 1963, veamos la referencia a Bouvet y sus casos de neurosis obsesiva femenina, en la página 107 (9).
Como lo señala el propio Lacan, estos análisis de neurosis obsesivas ya habían sido motivo de discusión y crítica en ocasiones anteriores (
10) . Esta vez pretende delimitar esos tropiezos "de una manera más precisa", en particular, ver de qué modo el "el fantasma de felatio, referido especialmente al pene del analista", que Bouvet presenta en sus casos, "coincide con un fantasma sintomático del obsesivo" y, en ese sentido, falla en "la interpretación que debe hacerse de la función fálica en el nivel del Otro" (11).

¿En qué punto falla?
Bouvet presenta los fantasmas de incorporación del falo del analista como una vía de satisfacción simbólica de algunas de las "necesidades narcisisticas fundamentales" de sus pacientes. Su planteo se presenta, en cierto modo, como una vía para intentar franquear el límite freudiano de la roca de la castración, en la medida en que piensa ese objeto parcial ubicado en el analista en términos de un objeto donable. Es justamente en esto que ese fantasma de fellatio "coincide con un fantasma sintomático del obsesivo".
Lacan remite al ejemplo del hombre de las ratas ofreciendo su pene erecto a la mirada del Otro (el espectro de su padre muerto) (
12). "El sujeto tiene el falo, puede incluso exhibirlo en la oportunidad, pero es al muerto a quien se le ruega servirse de él" (13). En otras palabras, solo se le permitiría al sujeto, "adoptar en esa relación fantasmática, el papel del Otro bajo el modo de presencia aquí constituido por la muerte, ese Otro (...) que contempla fantasmáticamente la felatio" (14)

Notas

(1) Jacques Lacan, El Seminario, Libro X, La angustia, Editorial Paidos, página 106

(2) En su traducción del libro de Jean Allouch, "La sombra de tu perro", Ed. El cuenco de plata, página 25

(3) Jacques Lacan, El Seminario, Libro X, La angustia, Editorial Paidos, página 106

(4) Idem, página 107

(5) Idem, página 106

(6) Idem

(7) Idem

(8) Idem

(9) Maurice Bouvet, Oeuvres psychanalytiques, Tomo I, "La relation d'objet (névrose obsessionnelle, dépersonnalisation)", París, Payot, 1967; en particular, el capítulo III, "Le moi dans la névrose obsessionnelle, relations d'objet et mécanismes de défense", presentado en la XV° Conferencia de Psicoanalistas de Lenguas Romances en Paris 1952, y publicado inicialmente en la Revue Française de Psychanalyse, Vol XVII, n°1-2, pag 111-196, 1953 (disponible aquí)

(10) En particular en el seminario sobre V "las formaciones del inconsciente", sesiones del 4 y 11 de junio de 1958, y en el seminario VIII "la transferencia", sesión del 19 de abril 1961

(11) Jacques Lacan, El Seminario, Libro X, La angustia, Editorial Paidos, página 107

(12) Sigmund Freud, "A propósito de un caso de neurosis obsesiva", 1909, Obras Completas, Ed. Amorrortu, Tomo X, página 160

(13) Jacques Lacan, El Seminario, Libro IX, La Identificación, sesión del 4 de abril 1962

(14) Jacques Lacan, El Seminario, Libro X, La angustia, Editorial Paidos, página 107

Vover al índice de notas y comentarios de la sesión del 9 de enero 1962